domingo, 14 de marzo de 2010

Mi pequeño homenaje a Lotus


Cuando uno piensa en Lotus visualiza una estampa en la que el protagonista es un monoplaza verde surcado por una línea amarilla o, si somos algo más jóvenes, un bólido negro con las letras JPS en sus flancos…

Sin embargo, he elegido otra fotografía para mi pequeño tributo a Lotus. En ella no se ve a Colin Chapman, Jim Clark o Ayrton Senna… no se ve ningún bólido verde, negro o amarillo, sino un pálido monoplaza rojo y dorado. Esta foto no es la más típica que pude encontrar de Lotus, seguro, pero cuenta una historia, y por eso me gusta.

Seguro que a principios de 1968 algún recalcitrante aficionado de Lotus sufrió un amago de infarto cuando vió que los sagrados colores de su equipo (verde cruzado por una gruesa linea amarilla) cambiaban. Supongo que debió ser algo así como si anunciasen que la elástica del Real Madrid tornaría de su tradicional blanco a cualquier otro color.

El caso es que, como tantas cosas en esta vida, el dinero tuvo la culpa. Lotus había firmado un jugoso contrato publicitario y cambiaba su ya atávico verdigualda por el rojo y dorado que lucían las cajetillas de tabaco de Gold Leaf. La publicidad de una tabaquera, que iniciaba entonces ese largo idilio que ha mantenido con la F1, había llegado y Colin Chapman había sido el primero en aprovechar la oportunidad. El inglés, como en tantas otras ocasiones, iba un paso por delante del resto.

El caso es que la temporada comenzó el mismo 1-Enero-1968, en Sudáfrica, donde el gran Jim Clark conseguía su 25ª victoria en F1. También era su 72º GP en F1 y, lamentablemente, el último. 3 meses más tarde, en una prueba de F2 en Hockenheim, perdía la vida.

El equipo Lotus quedó desolado ya que Jim era muy querido por su honestidad y calidad humana. Además estaba su calidad como piloto, que llevó a Chapman a reconocer: “para mi, Jimmy siempre será el mejor piloto que el mundo jamás haya conocido”.

En medio de esas circustancias, el equipo se desplazó a España para la segunda prueba del Mundial. En el histórico Jarama, Graham Hill se deshizo de Hulme y se hizo con la victoria para Lotus. Pero en su mente, sólo quería vencer por Jimmy. Al finalizar la carrera Graham declaró: “Estaba encantado de vencer en España después de toda la tristeza que hemos sufrido.”

  
 El primer bólido de la historia luciendo publicidad
Y por eso me gusta esta fotografía. En ella vemos a Hill haciendo volar un Lotus 49 vestido de unos desconocidos colores sobre las curvas del circuito madrileño. En su mente un solo pensamiento: rendir su particular tributo a Jimmy. No sabemos si Colin Chapman esa tarde cumplió su tradición (lanzar su gorra al aire cada vez que uno de sus coches ganaba), pero de seguro pensó que esa victoria de verde habría sido más bonita...

5 comentarios:

Sami dijo...

Muchas, muchas gracias por esta preciosa entrada.
¿Jim Clark, el mejor de la historia? Hombre está ahí en el olimpo con Senna, Fangio, Schumacher o Prost. Hay cosas que no son comparables, pero creo que no nos damos cuenta de lo que representó el escocés en la historia de la F1 y de hasta que punto estuvo por encima de los demás durante su vida.
Lotus 49 rojo y dorado, pues sí, me gustan más verdes y amarillos (o negro y oro) pero si Mr.Chapman lo dispuso así, los demás nos callamos.
¿Sabes que Clive el hijo de Colin Chapmen le ha dado la gorra de su padre a Tony Fernandes? Sí, para que la tire al aire en la primera victoria de Lotus Racing (este año me temo que no toca todavía).
Pero el año que viene, seamos optimistas...
Un saludo muy cordial.

http://www.lotusf1fans.net

Tazio Nuvolari dijo...

No tenía idea que habían regalado la gorra de Colin a Tony Fernandes, pero me parece genial. La F1 es lo que es gracias, entre otras cosas, a que mantiene vivas las tradiciones y las leyendas que forjaron este deporte.

Todo lo que ayude a mantenerlas y avivarlas, ¡ bienvenido sea !

Muchas gracias por tu comentario Sami.

Un abrazo

Torpeman dijo...

Gran post apañero! Muy grande, si señor. Enhorabuena

Martín Herzog dijo...

No sabía que el primer coche con publicidad fue ese Lotus del 68.

Saludos y enhorabuena

Historia de la F1 dijo...

Muy buen artículo, sin duda Lotus es de esos equipos que nunca volverán... aunque ahora mismo haya un Lotus en los circuitos. No conocía esta historia.

Por cierto, con respecto a los mejores de la historia, es dificil decirlo con las estadísticas en mano, yo no soy quien tampoco para postularlo, pero para mi siempre será Jackie Stewart :)

De nuevo, otra época diferente, Jim Clark era un super clase desde luego, yo con el corazón digo Jackie Stewart.

Un saludo